domingo, 28 de abril de 2013

El Palacio de Herrera: “Casa de los Perros”. Anayari Sánchez


La hacienda que a continuación se analizará se encuentra ubicada en Apaseo el Grande en Guanajuato.  Apaseo fue poblado desde mucho antes de la época colonial gracias a su gran abundancia de agua. Debido a esa abundancia, había manantiales tanto calientes como templados, en consecuencia las cosechas eran abundantes, cosa que los españoles notaron de inmediato. Apaseo es la segunda población más antigua del estado. 

La Casa de los Perros es considerada la mejor construcción colonial del siglo XVII. 
Se construyó aproximadamente en 1792. La Enciclopedia de México la describe de la siguiente manera: 

“Cuenta la ciudad con una de las casas más notables del país. Es una joya arquitectónica de estilo churrigueresco, con columnas de arcos lobulados y finos adornos de piedra que se deben a un maestro mexicano llamado Cornelio. La casa fue construida para don Francisco Herrera y todavía en 1970 se utilizaba como depósito de ajos. El interior no lleva murales, pero conserva aun parte de un empapelado al estilo barroco. Esta joya de la arquitectura virreinal tiene parecido a ciertas construcciones queretanas”.

El nombre original de la casa es, El Palacio de Herrera, posteriormente se le llamo “Casa de los Perros” ya que en la puerta principal tiene unas esculturas de dos perros en ambos lados.


Espacios Arquitectónicos

Actualmente el terreno donde se ubica la Casa de los Perros es de 2,833.76 m2. 
La casa grande tiene 1359.30 metros de construcción y una área libre de jardines de 1086.85 metros.

Los invernaderos y las área de servicio tienen un total de 387.60 m2. Los espacios cuentan con una altura de 5.40 metros.

El acceso principal desde la Plaza Juárez, se produce a través del zaguán, desde el cual nos permite acceder a una especie de galería o logia abierta hacia el patio central columnado. Alrededor de este patio, se ubican los diferentes espacios todos con ventanas y vistas hacia este patio y su fuente colocada en el centro. Los espacios que se encuentran alrededor de este patio son el comedor, ante comedor, la cocina, la capilla, sala, cuarto de asistencia, tienda, baño de visitas y las 8 recamaras cada una con su baño. Cinco de ellas frente al patio central y las otras tres con vista hacia el huerto.

Las bodegas, las áreas de servicio y su cocina se encuentran en la parte trasera así como los Invernaderos se colocan frente al huerto.

La Casa de Vigilancia se ubica a la entrada de la residencia justo después de la caseta de vigilancia. Tiene aproximadamente 125.69 metros de construcción y una área libre de 14.87 metros. Cuenta con cocina, sala, 2 recamaras, 2 baños completos y un patio de servicio. Los muros son de 15 CMS y su altura es de 3.50 metros. La fachada es disimulada con una serie de columna y arcos para de esta manera integrarlo a la arquitectura del resto de la casa.

Materiales

Los materiales que se utilizaron en esta hacienda en particular son prácticamente materiales naturales y del lugar. La Casa de los Perros fue construida con muros gruesos y pesados de piedra, con un grosor de 30 CMS. El acabado es de ,mezcla y pintura a la cal.

La pintura a la cal se utilizaba como control de humedad, además de que le da un acabado rustico a la hora de aplicar la pintura. Los techos como en todas las haciendas Mexicanas son construidos sobre vigas de madera las cuales se dejan aparentes dándole un toque acogedor. Las losas inclinadas se cubren con teja de barro ayudando al aislamiento. Los pisos son enladrillados, un material muy utilizado en esta zona del país además de que tiene la característica de mantenerse fresco. Las puertas y ventanas son de madera gruesa y los forjados característicos de la época de hierro.

La fachada tiene una mezcla de cantera del lugar con mezcla en acabado burdo.
La casa de vigilancia tiene muros de 15 CMS con exteriores en piedra e interiores de tabique con acabado de mezcla con pintura a la cal. El techo y el piso son prácticamente iguales a los de la casa grande.



Diseño pasivo

Los elementos principales de diseño pasivo que se utilizaron en la Casa de los Perros es el aislamiento térmico y la ventilación natural .

El aislamiento térmico se logra colocando muros de 30 CMS de piedra o adobe, recubriéndolos con mezcla y pintura a la cal para la humedad y buena conservación de los muros. Por medio de la logia se lograba tener sombreados y frescos los espacios alrededor de la gran galería protegiéndolos del sol en la época de verano.

La ventilación natural se logra a través del patio central. En algunos espacios las aberturas en ambos lados, en especial en las recamaras, crean una ventilación cruzada, logrado que el aire fresco atraviese. La fuente también juega un papel de suma importancia ya que el aire se refresca y logra mantener un ambiente aún más agradable por la evaporación.
En algunos espacios no se logra tener una ventilación cruzada pero debido a que el patio central es muy amplio la circulación del aire que se logra es muy agradable.

La iluminación también es favorecida por el patio central ya que la luz logra llegar sin ningún problema a todos los espacios por medio del gran número de ventanas y puertas que tienen vista a este gran espacio. El patio también se caracteriza por tener muchas plantas logrando en armonía con la fuente hacer de este espacio un lugar mágico y sumamente agradable. Este espacio ha perdurado a lo largo de los años y se ha convertido en un elemento característico de la arquitectura mexicana.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario